Ya venimos con nuestros gustos

Dicen que desde la panza ya sabemos interiormente que deseamos ser. Aquí una ecografía muy emocionante de un feto que muestra sus preferencias desde pequeño.

Escribe un comentario